dimarts, 17 de març de 2009

Aniran a l’infern




La campanya dels bisbes en contra de l’avortament és una de les més barroeres i tramposes que he vist mai. I a aquestes alçades de la vida n’he vist moltes que responen a aquestes característiques. En primer lloc, destinar un munt de diners que els paguem tots els espanyols a fer una campanya contra una llei el·laborada pel govern que votem els espanyols ja em sembla malament. Però posar-hi la imatge d’un nen vestit, caminant a quatre grapes per representar un fetus, això és una trampa com una casa de pagès i a més és una mentida repetida en centenars de tanques publicitàries.
Aquests bisbes acabaran a l’infern per mentiders.

2 comentaris:

  1. En primer lugar: sólo faltaría que cualquier colectivo no pudiese maniestarse en contra de una ley hecha por el gobierno. Los ciudadanos no tenemos que estar siempre de acuerdo con lo que hace el gobierno y gracias a la constitución tenemos el derecho de manifestarnos en contra.

    Y no se compara un feto con un bebé, lo que se hace es mostrar en qué se convertirán esos fetos a los que no se va a dar la oportunidad de seguir adelante.

    Y que quede claro que no entro en aborto si o aborto no. Pero en este tema en ocasiones se dan por ciertas demasiadas cosas e incluso se pretende negar el derecho a la libertad de expresión.

    ResponElimina
  2. Disculpa, pero no dices la verdad: esta campaña no la ha pagado ningún ciudadano no católico. Por otro lado, como dice Luís, los ciudadanos de este país tenemos derecho a expresar libremente nuestra opinión, y esta campaña es bien democrática. Ese feto, al que una sabia ministra definió como vida, pero no vida humana - quizá sea vida vegetal - será un niño. Quizás prefieras asesinar vidas humanas mientras proteges al lince ibérico... vaya moral.

    ResponElimina